27/7/2014

Tarta "torre Rapunzel" para Julia




¡Buenas tardes!

 
Ayer Julia celebró su tercer cumpleaños y tuve el honor de hacerle su tarta y cupcakes. La temática de la fiesta fue la princesa Rapunzel y he de confesar que aproveché para ver otra vez esta preciosa película de Disney. Si no la habéis visto os la recomiendo porque además es muy divertida :)
 
 
 
 


Es una de las tartas que más he disfrutado de hacer, por toda la cantidad de pequeños detalles que lleva, por la temática, por la película, los colores... ¡¡todo!!


 
 
 Rapunzel es una niña que tiene una larguíiiiisima melena rubia que no puede cortar y que vive encerrada en una torre, aunque para saber la razón tendréis que ver la película. Es muy activa ya que pinta, cocina, limpia su torre, hace velas, lee, escribe... pero hay algo que le encanta especialmente y es mirar por una de las ventanas de su torre y soñar con poder salir algún día. Aunque no está totalmente sola, tiene un amigo, Pascal, un pequeño y gracioso camaleón, que también está presente en la tarta.
 
 
 
 
La torre está formada por una columna que ha ido perdiendo la cal y dejando ver los ladrillos al descubierto entre los cuales han ido creciendo musgo y flores y la corona el habitáculo donde vive la princesa, que está formado por varias estructuras distintas con muchas ventanas.

 

 
 
Tiene en un lado otra torre igual que la grande pero más pequeña, una pequeña torre roja con sus almenas, y varias ventanas estilo medieval.
 




Con este balcón turquesa disfruté especialmente, me recordaba a los balcones de Venecia, una de mis ciudades preferidas.
 
 
 
 
El pelo de Rapunzel cae desde lo más alto del balcón hasta la base de la torre, que está adornada con musgo hecho con glasa verde y flores pequeñas de pasta de azúcar.
 
 
 
 
Como veis no le falta ni un detalle, lo disfruté de lo lindo, imaginando que era una maqueta, mirando continuamente las fotos que hice a la película e intentando ser lo más fiel posible.
 
 
 
 
 
Como siempre, todo es comestible, aunque eso me dio algún problema en el momento de montarla en la fiesta, puesto que en casa, con el aire acondicionado, se sostenía todo perfectamente, pero al llegar al parque donde se celebraba el cumple la tarta se inclinó un poco, cediendo el bizcocho y el relleno al peso de la torre. Es lo malo de las tartas en verano, ¡el calor! Aunque les gustó tanto que han barnizado la torre para tenerla de recuerdo :)
 
 
 
 
 
La base de la tarta estaba compuesta por tres bizcochos de chocolate y rellena de crema de chocolate. La cubrí con pasta de azúcar de color verde y decoré con una larga trenza adornada con flores imitando a la que le hacen en una escena de la película.
 
 
 
 

Espero que os haya gustado,

¡Un abrazo de colores!